Isabel y Alvaro

I+A

La iglesia de Santa Cruz y la Real Escuela Ecuestre de Jerez fueron los dos emblemáticos lugares que Isabel y Alvaro eligieron para celebrar su boda … No pudieron elegir mejor. La boda celebrada en Cádiz acompañada por un tiempo magnífico en octubre del pasado año fue todo un espectáculo. Los novios lo dieron todo, todo, todo. Y sus invitados también, por supuesto.

El vestido de Rafael Dodero lucía impresionante sobre Isabel. Elegancia, belleza, sencillez y naturalidad se daban la mano para definir la manera con que la novia afrontaba el día de su boda. Y así fue. Y allí estuvo Dedosendos para contarlo, esta vez con la colaboración de Carmen Kahlo, a la cual agradecemos su profesionalidad, su implicación y su cariño.

Con ganas de vernos en otra boda como esta!!!

Boda:

Isabel y Alvaro

Lugar:

Iglesia de Santa Cruz.
Real Escuela Ecuestre de Jerez de la Frontera.

María y Félix

M+F

Una boda intima, muy internacional

En esta ocasión pudimos disfrutar de una boda íntima pero muy internacional: María y Félix recién llegados desde Berlín se casaron en el hotel Sindhura de Vejer de la Frontera en Cádiz.

Una boda familiar, con invitados llegados de todas partes del mundo que disfrutaron de una celebración natural y bonita al aire libre.

María y Félix se sabían la receta de un día perfecto y se encargaron de reunir todos los ingredientes necesarios: un lugar idílico, un grupo de amigos íntimos, unos familiares volcados y una agradable sensación de disfrute de los protagonistas. El resultado no podía ser otro que una jornada inolvidable.

Y así pasamos el día, disfrutando con ellos, observando esa burbuja de buen rollo creada para la ocasión y tratando de transmitir como fotógrafos de boda todos esos sentimientos.

Boda:

María y Félix

Lugar:

Hotel Sindhura, Vejer

Carlos y Esther

E+C

Erase una vez un niño, su nombre Tritón…

Erase una vez un niño, su nombre Tritón.

Muchas noches Tritón se quedaba mirando al horizonte. Soñaba con lanzarse al agua y pasearse por el fondo del océano. A Tritón le gustaría diluirse en el agua salada y desparecer entre los arrecifes, quería ver atardecer desde las profundas y cristalinas aguas de la costa.

“Así estoy preparado para sumergirme en el océano de la vida moderna, decía con optimismo.”

Tritón estaba decidido a sumergirse en el mar. Si no podía vivir en él, al menos haría lo posible para poder estar el mayor tiempo en el agua.

Por fin Tritón había conseguido lo que había querido siempre, ser como Francis Drake, el capitán Blood, Jack Calico o Barbanegra, ya se había casado con una ninfa marina de belleza inigualable y de cantos irresistibles.

Lo tenía todo: amor, salud y un galeón imponente con un mascarón de proa representando la figura de su amada.

Así fue como Tritón y su amada emprendieron el viaje de su vida, una vida repleta de sal, agua, arena, monedas de oro, telas delicadas, joyas, aventuras, playas paradisiacas, cofres escondidos y tempestades.

¿Qué es si no la vida? una aventura, que discurre día a día entre olas y corrientes marinas, con buen tiempo o con mal tiempo todos debemos seguir hacia delante y buscar nuestra felicidad aunque esté escondida en la profundidad de la mar salada.

Boda:

C y Esther.

Lugar: