N+A

Arrancamos la temporada 2017 de la mejor forma posible con una boda llena de reencuentros con conocidos y amigos.

Nazareth y Antonio se casaron a primeros de abril, en un día soleado de temperatura perfecta.  Ella haciendo gala de su caracter dulce y tranquilo. Antonio el novio, siempre atento, pendiente de cada detalle.

La ceremonia se celebró en la Iglesia Mayor de Chiclana y después los invitados se trasladaron a la bodega Sanatorio, decorada por Verónica de tanlindodeco, hermana de la novia, que se volcó con cada detalle para que todo estuviera precioso.

Y aunque todo y todos estaban perfectos, lo mejor de esta boda fué sin duda el ambientazo que se vivió. Conociamos a los amigos de los novios, ya que el año pasado tuvimos la suerte de participar en la boda de Andrés e Irene, así que ibamos preparados para un fiestón y no nos equivocamos. Entre baile y baile, entre copa y copa fuimos testigos de un día especial principalmente para los novios pero sin duda también para esa gigantesca familia de amigos que han formado a su alrededor.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *