S+J

Una boda en Albacete.

Decir que Sara y Jaime nos enamoraron desde el primer minuto puede sonar a tópico pero la realidad es que tuvimos la suerte de conectar con ellos inmediatamente. Su boda nos llevó hasta Chinchilla de Montearagón, para después trasladar la celebración a la Finca los Ajibes un sitio precioso entre viñedos. El día acompañaba y las contínuas miradas y gestos de complicidad de los novios  hicieron muy fácil nuestro trabajo. No sólo nos dedicamos a trabajar, además disfrutamos muchísimo de un fin de semana en el que conocimos nuevos lugares y sobretodo nuevos amigos.

No podemos dejar de dar las gracias a Sara y Jaime por confiar en nosotros y ser tan buena gente, a Lydia de la Finca los Aljibes por las facilidades prestadas en todo momento, a los familiares y amigos que hicieron que el trabajo se convirtiera en ocio. Gracias a todos y  ¡vivan los novios¡

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *